Jugando con la rima - Ana Zarina Palafox Mendez

Técnicas lúdicas para el aprendizaje del verso improvisado en México.

 

Libro del método

Zarina habla de círculos, del flujo circular de la energía, del universo y el todo en el que estamos inmersos.

La poesía y la música tradicional en su estado idóneo funcionan de esa manera: como los fenómenos del cosmos. Zarina dibuja un círculo en el suelo, y se sienta con todos los niños en el contorno... todos por igual, nadie delante ni atrás, y para poder participar se debe ser parte del círculo. Zarina hace lo que todos, todos hacen lo que Zarina, les habla a los niños de igual a igual, ellos responden con poderosa inteligencia, con bendita sensibilidad, con la certeza de ser individuos únicos pero con la consciencia de ser parte de ese todo. El amor de Zarina es ese todo, que se mueve y se comparte... porque si no, se apaga.

Las tradiciones son —en cierto modo —como los fenómenos del cosmos: órbita, espiral, flujo constante de luz y energía. El amor de Ana Zarina es infinito... y está en constante expansión.

Eloy Zúñiga Guinea
Músico tradicional y académico de la Huasteca.

La versión impresa está agotada.

Para conseguir el libro digital, por favor comunícate al correo

jugando@anazarina.org

Allí se te darán el costo y los detalles para depósito, transferencia o PayPal desde cualquier parte del mundo. Habiendo realizado el depósito, te proporcionamos el enlace para descargarlo en PDF de alta resolución.

Esto es algo así como la Mayéutica de la composición literaria, ya que al igual que Sócrates, que consideraba que el conocimiento existía en nosotros y solamente había que encontrar la manera de sacarlo a la luz, Ana Zarina propone que el verso lo llevamos dentro y ya que el ritmo es parte inherente de nuestro ser, ella sabe cómo sacarlo a la luz, de ahí el éxito de su proyecto.

Taca taca, taca taca, y tenemos un octosílabo, taca taca taca ta, taca taca ta, y tenemos séptimas, y así hasta lo más complejo: taca taca taca ta, taca taca taca ta y aparece un alejandrino.

La otra parte estriba en la asociación de un color o un objeto con la consonancia de los versos, y a través de esto, le da Zarina forma visual a la última sílaba de cada línea. Como buena bruja, Zarina con su conjuro, transforma los colores, las formas y los latidos en poesía.

Me maravilla la propuesta de Zarina, no solamente por su aparente sencillez, sino por su eficacia. Esto lo puedo constatar porque yo participé, aunque de manera informal, en alguno y ello me ha permitido incrementar enormemente mi oralidad y aunque la voz no ha podido sustituir, debido a mi formación previa, totalmente al papel, sí me ha facilitado en gran manera el proceso creativo.

Además de los humanos, gran parte, por no decir que todos, los mamíferos aprenden jugando, especialmente los homínidos y los grandes predadores como canes y felinos. Estos últimos se inician en el arte de la caza a través de los juegos.

“Jugando con la rima” no es solamente un proceso de aprendizaje de la creación literaria, sino también, y aunque a Zarina le choque el término, de rescate, de permanencia y lo más importante, de trascendencia.

Eduardo Langagne
Presidente de la Fundación para las Letras Mexicanas.

Bueno, el "Prolegómeno" soy yo, me tocaría decir ahora, pero no hace falta, porque en el fondo no soy ni prolegómeno ni prologuista, ni siquiera lector del libro de Zarina. Yo soy un niño. Un niño grande. Un niño grande que no creía en brujas ni hadas y de pronto se topa con un ser mitológico que es las dos cosas a la vez, y no duerme, o algo peor, que no deja dormir a los demás tampoco. Yo llevo una semana sin dormir para escribirle un prólogo, o lo que sea esto que servirá de pórtico a este libro vivo, parlanchín y sensible. Así que advertidos quedan. Cuidado con Jugando con la rima. Si lo dejan entrar en sus casas y colegios, este "vivo viviente", este libro con voces, cambiará para siempre sus costumbres domésticas, docentes, doméstico-docentes, romperá el orden, ya nunca más estarán serios y callados en clase, ya nunca más se aburrirán en sus horas de estudio (con lo cómodo que es aburrirse a veces). No vean esto como un acto de deslealtad a Zarina, pero dejar esta advertencia es mi deber como poeta, como docente, como investigador de las artes populares, incluso como amigo de Zarina. Jugando con la rima es un libro peligroso, subversivo, anti-natura. Aquí se juega, se ríe, se aprende sin dolores de cabeza, se divierte tanto el que enseña como el que aprende; con este libro se acabaron para siempre los miedos a esas palabras raras que llevan siglos emmascarando a los poetas (diéresis, hemistiquios, metaplasmos, etc.); se acabó el "pánico métrico" (los dedos tras la espalda para contar las sílabas, o en los bolsillos, avergonzados siempre); con Zarina y su Jugando con la rima llegó el relax poético, la fiesta tan temida por los poetas serios, todos jugando a ser, como ella, bardos de otro costal, músicos de otro costal, huapangueros y jarochos y valoneros y decimistas, oralitores todos de otro costal, artistas de la palabra oral y de la poesía sin engominamiento.

Definitivamente, es muy difícil hablar o escribir sobre un libro de Ana Zarina Palafox Méndez. La próxima vez espero que me invite a que le cante.

Alexis Díaz-Pimienta
Director de la Cátedra de Poesía Improvisada.
Universidad de las Artes, Cuba.

Créditos de la primera edición

Jugando con la rima
Ana Zarina Palafox Méndez

Diseño
Rocío Mabarak Pensado

Este libro se imprimó con el apoyo de:
Instituto Queretano de la Cultura y las Artes
Museo Histórico de la Sierra Gorda

La investigación y experimentación para este libro se realizaron con apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Programa Músicos tradicionales, emisión 2013.

Todos los derechos reservados, Ana Zarina Palafox Méndez, 2017.
Número de registro: 03-2017-072710203900-01

Prohibida la reproducción parcial o total por cualquier medio que no cuente con el permiso explícito de la autora.

 

Regresar