Dos sonetos a la mera mera
SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

 

 

MEDALLÓN DE BONDAD

A Frida Escalante Paredes.

Medallón de bondad, hábito sabio;
al ritmo de tu aroma femenino
acarició la pluma al pergamino:
beso del arte en prodigiosos labios.

Única musa de estatura humana,
piel de mujer con dimensión de diosa,
frágil cual verso, firme como prosa;
de las letras y el claustro, fiel hermana.

Sentimiento de un amor escondido
que al igual que un suspiro quedó inerte:
fuego del alma por la fe prohibido...

Al curar de la enferma el sufrimiento
tu inspiración se contagió de muerte
y llenó con tu voz el firmamento.

José Daniel Rodríguez Mendoza
Octubre de 2000

Dime quién eres tú, Juana de Asbaje,
mujer controvertida hasta hoy en día,
que tantas colegas envidiarían,
algunas a llegar hasta el ultraje.

Por hábitos cambiaste tu ropaje,
así a tu cónyuge no servirías,
siglos después a mí me invitarías
a conquistar el mundo con coraje.

Modelo de femineidad naciste
porque aunque tú a ningún hombre ofendiste
le diste su lugar a la mujer.

Creo que mis inquietudes compartiste
y aunque jamás mi vida conociste
como tú quisiera llegar a ser.

Ana Zarina Palafox Méndez
Julio de 1996

Ya no me sirve de vida
esta vida que poseo,
sino de condición sola
necesaria al sentimiento.
Mas, ¿por qué gasto razones
en contar mi pena y dejo
de decir lo que es preciso,
por decir lo que estás viendo?

Sor Juana

 

Índice de versos Página principal